"LUIS ERNESTO LLEGA VIVO" de Fabián Casas Dirección: Alejandro Lingenti.
Duración:
50 minutos.
Lunes 21:00 hs.
General: $ 250
Est/Jub (Presentando acreditación): $ 180
Promo 2 x $ 350: $ 175
No se permite el acceso a la sala una vez comenzada la función.
¿Es posible soltar completamente a los muertos? ¿Cuándo se acaba realmente el vínculo con las personas que quisimos y ya no están? Una madre y su hija atraviesan como pueden el camino de la pérdida. Cada una tiene una relación distinta con la ausencia. Y en su búsqueda (por llamar de algún modo a las tensiones, los acercamientos y los conflictos cifrados en esa relación) recorren juntas los caminos más inesperados, aquellos donde la realidad y la imaginación confluyen.

Con "Luis Ernesto llega vivo" Alejandro Lingenti retoma la relación con la obra de Fabián Casas, luego de haber adaptado para el cine su novela Ocio en el año 2010. Es su cuarta obra, después de Debés haber perdido la cabeza (2012), Japón (2012) y Kid (2016), y reúne el trabajo entre artistas de diferentes disciplinas: un elenco joven y heterogéneo, de formación disímil, un escritor consolidado que debuta como dramaturgo (Casas), un artista visual de prestigio internacional que desembarca por primera vez en el teatro (Diego Bianchi), un músico con mucha trayectoria (Ulises Conti) y un iluminador experimentado y muy prestigioso con el que trabaja desde su segunda puesta (Matías Sendón). La obra tiene el objetivo de propiciar el cruce de todas esas disciplinas para ponerlas al servicio del teatro, pensado como campo de indagación, más que como espacio con un catálogo inamovible de reglas.

FABIÁN CASAS: "Y hallándome en días tan difíciles me refugié en la casa de Gastón Gaudio. No éramos amigos y apenas habíamos tenido alguna que otra charla, pero me dio un cuarto, ropa, comida y traquilizantes. Ahí encontré en mi pequeño bolso de pugilista una obrita que había escrito tres años antes. Para ser exactos, el primer acto de una obrita que se llamaba Luis Ernesto llega vivo. En dos días escribí los otros dos actos: es la historia de un fantasma que ama a Peter Frampton. Siempre me gusta alejarme de las zonas de confort y no sé escribir teatro. Por eso lo escribo. Trabajo sin didascalias para que los lectores pongan las suyas, mentales. Por gracia de mi amigo Alejandro Lingenti la obra creció y ahora es interpretada por un elenco increíble. Qué más pedir. Es raro cómo del dolor más profundo puede surgir la alegría. Eso quería Spinoza. Todos somos bandas tributo de alguien, aunque pretendamos ser originales. Tarea vana ésa, tarea ridícula. Ahora trabajo en otra obra: Elvis dejó el edificio. Le estoy robando a Chejov, porque para qué vas a robar un kiosco si podés robar un banco. ¡Big zoabra!".

Director:
Alejandro Lingenti 
Autor:
Fabián Casas 
Actúan:
Francisco Bertín, Cecilia Rainero, Pablo Sigal, María Soldi, Katia Szechtman, Manuela Vecino. 
Escenografía:
Diego Bianchi 
Vestuario:
China Fiss, Paula Melfi  
Música:
Ulises Conti 
Asistencia de dirección:
Tani Covezzi 
Producción:
Ivana Nebuloni 
Diseño e ilustraciones:
Anabella Cartolano 
Diseño gráfico:
Gastón Olmos  
Fotografía:
Juan Carlos Casas